Helado de Gin Tonic para aficionados nivel 100

photo by Jules

Ola de bochornazo, y nosotros que somos mas chulos que un ocho no nos vamos a conformar con el socorrido helado de stracciatela o tutti frutti y vamos a ir un paso más allá. Emulando a Elena Santonja (para cuarentones), o Argiñano (para jovenzuelos) vamos a proponeros una receta de helado que va a hacer las delicias de vuestros invitados, o de vosotros mismos. Coged lápiz y papel (tipica frase hortera de los cocineros televisivos), que empezamos:

Helado “Gin Tonic Tour” Sigue leyendo

El infugintonic de las five o´clock

La idea es de Meriem y Antonio. Los dos regentan el bar Bakara en Barbate (Cádiz), y con el Infugintonic buscan dar una vuelta de tuerca a este mundillo tan agradecido para cualquier propuesta innovativa.

Pues la cosa es simple y complicada al tiempo. Simple porque el Infugintónic no deja de ser una bolsita para infusiones al uso, de esas que coges el hilito y tiras arriba y abajo, arriba y abajo mientras suelta todo tipo de aromas allá donde se sumerja. Como un poleo o un té a las cinco, vaya. Y complicado porque Meriem y Antonio se han pegado el curro de estudiar cada ginebra para acertar con la combinación de fruta deshidratada que compone cada bolsita  durante meses. Sigue leyendo

Un paseo por las nubes (de Gin Tonic)

Photo by M. Hamilltom

Si hablamos de Londres,  nos vienen a la cabeza la excentricidad y las nuevas tendencias. En el caso del Gin Tonic no iba a ser menos, y en la capital inglesa han ideado un modo de disfrutar del Gin Tonic extraño y original a más no poder.  El bar en cuestión donde se puede experimentar la nueva modalidad de degustación es el  Bompas & Parr, en Southwark.

Os cuento de que va  la genialidad: Resulta que por procedimientos fisico/científicos que no vendrían al caso explicar, unos científicos locos consiguen vaporizar por un lado una buena ginebra, y por otro lado refresco de tónica. Eso significa que convierten en millones y millones de “microgotitas” las dos bebidas. El Gin Tonic resultante, aún deconstruido y en estado gaseoso, es inyectado a presion y comienza a llenar una habitación con una niebla muy densa y muy londinense hasta alcanzar un grado de concentración idóneo para su cons… para su inhalación. Sigue leyendo

De bajos fondos, estadistas gordos y rock and roll

“El gin tonic se agita a mi lado sin cesar; flota a mi alrededor cual aire impalpable”. No seré yo quien desdiga al mismísimo  Baudelaire, impenitente vividor, poeta maldito, libertino y conocedor como nadie de los placeres de la vida y particularmente de los que se hallan entre largos tragos de Gin Tonic en lúgubres burdeles del barrio latino de París, cuando describe hasta qué punto el espíritu de un gin tonic puede estar presente en la cabeza de un bohemio hasta hacerse casi tangible.

Otro amante del Gin Tónic, gordo, imponente, carismático a quien no es muy difícil imaginar jugueteando con los hielos de su copa de balón mientras ideaba su famoso discurso sobre cómo las tropas inglesas iban a defender su isla por tierra, mar y aire… Winston Churchill, estadista pintor y escritor quien alabó como nadie nuestra bebida favorita al afirmar que: “El gin tonic ha salvado más vidas y mentes de hombres ingleses que todos los doctores del imperio juntos”

El díscolo y genial compositor de Oasis, Noel Gallagher también lo deja muy claro: “ Necesito ser yo mismo y nadie más, me siento supersónico, dadme tónica y ginebra” Sigue leyendo